AJEDREZ EDUCATIVO

En la actualidad, el ajedrez destaca como una herramienta enriquecedora en el ámbito educativo, de tal forma que su utilización es común en prácticamente todas las comunidades autónomas.

Por ello, el equipo Duochess especializado en este ámbito, trabaja y colabora con las Administraciones Públicas y Privadas con el objetivo de ayudar a implantar el ajedrez durante el horario lectivo con distintos proyectos de aula o talleres.

La implantación del ajedrez en el aula ha sido posible gracias a los siguientes hitos:

  • En el año 2012, el Parlamento Europeo incluyó el programa de la Unión Europea de Ajedrez – “Ajedrez en la Escuela“, gracias a la mayoría de la cámara.
  • En el año 2015, la Comisión de Educación y Deportes del Congreso de los Diputado, aprobó por unanimidad la proposición no de ley nº 161/002598, sobre la implantación y fomento de la práctica del ajedrez en escuelas y espacios públicos y su promoción como deporte.

¿Qué es Ajedrez Educativo?

El Ajedrez Educativo es una herramienta enriquecedora para construir sobre la infancia valores sociales tan importantes como son el desarrollo de la personalidad, desarrollo de sus capacidades, conformación de su propia identidad personal y comprensión de la realidad, integrando la dimensión cognitiva y afectiva.

Proyectos de Duochess en el ámbito educativo

  • En el año 2014, el Proyecto de Ajedrez en Horario Lectivo: “Ajedrez en el aula” aprobado por la Consejería de Educación de la Región de Murcia, que introducirá el ajedrez en 25 centros educativos de toda la región en horario lectivo, donde más de 2.000 alumnos se beneficiarán de los recursos del ajedrez a través de este programa.
  • Continuación en 2018.

¿Por qué Ajedrez Educativo con Duochess?

El ajedrez como recurso educativo integrador y transversal nos ayuda trabaja las competencias básicas, de esta forma, es posible utilizar el ajedrez dentro de las distintas asignaturas del currículo educativo.

El ajedrez en el aula, promueve el aprendizaje autónomo del alumno a través del juego.

Con la búsqueda de desarrollar en el alumno a través del juego una serie de habilidades…

Para el equipo de Duochess, el ajedrez debe de ser un medio de transmitir y, al mismo tiempo, de renovar la cultura y el integramiento de conocimientos y valores que la sustentan.

Competencias sociales y cívicas

La práctica del ajedrez ayuda a desarrollar habilidades sociales e interpersonales, ya que el ajedrez es multicultural e intergeneracional por sí mismo, ya que es posible jugar con cualquier persona independientemente de su edad, procedencia, religión, sexo, raza, etc.,  lo que hace que se considere una gran herramienta integradora.

La autorregulación emocional que conlleva jugar una partida de ajedrez facilita el desarrollo de normas socialmente aceptadas, como el respeto al rival, la puntualidad, reglas propias del juego, aprender a ganar y a perder, etc. Durante el juego es necesario controlar las emociones (alegría, tristeza, ira, miedo o sorpresa) e inhibir su expresión en la medida de lo posible siendo ésta una norma básica de este deporte, el respeto al rival.

El ajedrez no es solamente un deporte individual, el concepto de juego en equipo puede verse reflejado a través de diferentes aspectos de la práctica de ajedrez, ya que también existe modalidad de juego en equipo que permite desarrollar ciertas habilidades sociales específicas de los deportes grupales.

Por otra parte, jugar al ajedrez permite desarrollar conclusiones de forma colectiva, por ejemplo, analizar una partida o una determinada posición. Además, el juego en sí, tiene carácter colectivo, ya que las piezas colaboran para conseguir un objetivo común.

Sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor

El ajedrez, a través del propio desarrollo de una partida, genera un clima idóneo para que el alumno aprenda jugando a resolver y afrontar problemas y situaciones cotidianas mejorando así su capacidad de toma de decisiones.

Una partida de ajedrez exige al alumno tomar decisiones de forma continuada y en un tiempo limitado para conseguir un objetivo concreto. Esta situación permite desarrollar gran variedad de habilidades, entre ellas:

  • Capacidad de anticipación. Ser capaz de evaluar los planes del rival y preverlos antes de que ocurra, evitando posibles futuros problemas.
  • Toma y gestión de la iniciativa. Ser capaz de liderar y afrontar un proyecto o reto propio, aprovechando todas las oportunidades que están al alcance.
  • Defensa ante una ofensiva. Ser capaz de estar en una situación desfavorable y mantener la situación bajo presión.
  • Búsqueda y concreción de objetivos a corto, medio y largo plazo, teniendo la capacidad de revisión y modificación de los mismos en cada momento.
  • Ergonomía de recursos, como utilizar los recursos existentes de la forma más satisfactoria, aprovechando al máximo los “tiempos en ajedrez”.
  • Capacidad de cálculo de los riesgos asumidos en la toma de decisiones.
  • Intuición. La multitud de respuestas posibles en cada jugada y el tiempo limitado para realizarla, obliga al jugador a encontrar y descartar respuestas a través de escenarios en los que no tiene la oportunidad de obtener toda la información posible.

En el ámbito del curriculum educativo, trabajamos el ajedrez sobre las siguientes competencias básicas:

Competencia en comunicación lingüística

El ajedrez trabaja la comunicación lingüística a través de la participación en la resolución de problemas de forma individual o grupal, y mediante la generación de actitudes críticas propias, ajenas y comunicativas a través del diálogo.

Un rasgo característico del ajedrez es que posee un lenguaje propio y universal que favorece la comunicación y enriquece la construcción de un conocimiento globalizado. Además, en nuestro lenguaje cotidiano, observamos la analogía y el uso de conceptos ajedrecísticos: “…quedó en tablas”, “…encontrarse en jaque”, “‘…está enrocado”, “jaque mate”, etc.

Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología

Esta competencia está relacionada con el ajedrez por las numerosas cualidades que tienen en común como son el cálculo, la memoria, la capacidad visoespacial, la resolución de problemas, la creatividad, el pensamiento organizado, entre muchas otras.

En particular, el ajedrez presenta conceptos matemáticos fundamentales tales como la geometría del tablero (filas, columnas, y diagonales), el valor relativo de la piezas, las coordenadas, notación algebraica y descriptiva, etc.

Competencia digital

Es la competencia que está relacionada con el uso de las TIC (Tecnología de la Información y la Comunicación) como herramienta de aprendizaje en el aula para comunicar la información de una manera creativa.

El ajedrez es uno de los pocos deportes en los que su práctica está totalmente adaptada al mundo de las nuevas tecnologías, pudiéndose entrenar y practicar individualmente o con personas de todo el mundo.

Aprender a aprender

Aprender jugando es una de las virtudes más importantes que conlleva la práctica del ajedrez. Con el ajedrez el alumno aprende jugando y desarrolla sus propias habilidades que le permiten conducir su propio aprendizaje. El profesor facilita herramientas para desarrollar el aprendizaje para que el alumno sea capaz de aprender de manera eficaz y autónoma de acuerdo a sus propios objetivos y necesidades.

Experimentar el placer que produce entender un concepto que con anterioridad no se comprendía genera una gran satisfacción y es fuente de motivación para futuros aprendizajes.

Jugar al ajedrez exige al alumno una autorregulación emocional continua, ya que cada movimiento puede ser un éxito o fracaso por sí mismo, y este debe ser capaz de reconocer sus propios errores y ser autocrítico con ellos.

Conciencia y expresiones culturales

“Gens una sumus” o “Somos una familia” es el lema de la Federación Internacional de Ajedrez, donde a través de su lenguaje universal y facilidad de práctica, promueve importantes valores como son la integración, la no discriminación, y el respeto al contrario sea cual sea su nivel, sexo, etnia, religión o edad.

La historia y la cultura de los distintos pueblos del mundo tienen relación directa con el ajedrez y su desarrollo, pudiendo observarlo a través de su expresión y relación a través de distintas expresiones culturales.

Además, el ajedrez tiene su propia historia, desde su descubrimiento, pasando por su institucionalización y homogeneización, hasta nuestra historia más reciente. Esta historia queda reflejada a través de miles de libros, revistas y películas, etc.

El ajedrez a través de su práctica también desarrolla la expresión cultural y artística, trabajando la imaginación, la creatividad, y el desarrollo de la iniciativa, que favorece la creación de proyectos propios, el reconocimiento y la conservación de la cultura como patrimonio de la humanidad.