BENEFICIOS DEL AJEDREZ

¿Imaginas practicar tu juego favorito y además beneficiarte de un gran número de habilidades?

El ajedrez es un poderoso deporte de entrenamiento mental, cuya práctica puede potenciar la creatividad, memoria, imaginación, empatía, pensamiento crítico, etc.

El ajedrez es un antiguo juego que, tras siglos de historia, conserva toda la magia que ha atrapado siempre la atención del ser humano. Se le considera una “aventura intelectual” de inagotable potencial.

Además, es una inmejorable herramienta educativa, que nos facilita el aprendizaje a través del juego.

Con las clases de ajedrez de la Escuela Duochess los alumn@s se benefician de numerosas bondades del ajedrez.

MEMORIA

Al igual que los ordenadores, podemos entender la memoria como un disco duro que se encarga de guardar, procesar y recuperar información rápidamente cuando sea necesario. El ajedrez es la mejor herramienta para trabajar la memoria en el desarrollo de los más pequeños, como para mantener una buena capacidad durante el resto de nuestra vida, estudios científicos han demostrado que el ajedrez genera una reserva cognitiva ideal para la edad adulta.

Con la práctica del ajedrez acumulamos una serie de imágenes mentales y conocimientos. Con ello, el cerebro del jugador de ajedrez  aumenta su capacidad de absorción de información y pronto se acostumbra y desarrolla una serie de habilidades necesarias para estructurar bien estos conocimientos y encontrarlos rápidamente para encontrar la mejor jugada en cada posición.

RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS

En el ajedrez cada jugada cambia completamente la posición llevándonos, como todo juego de estrategia, a una nueva situación. Esta característica genera gran cantidad de problemas que los jugadores deben resolver.

El entrenamiento en Resolución de problemas permite enfocarse en la situación a resolver, definir en qué consiste el problema, y como resolverlo encontrando diversas alternativas de respuesta, y tomando la decisión correspondiente. Por último, es necesario comprobar y verificar si la decisión fue correcta.

Las personas que practiquen el ajedrez desarrollaran esta capacidad ideal para la vida, una capacidad que le ayudara a afrontar los problemas, buscar y encontrar la mejor solución.

INTELIGENCIA EMOCIONAL

Reconocer nuestras emociones y sentimientos, y los de los demás, se considera actualmente una habilidad importante en el desarrollo para la edad adulta.

A través de la práctica del Ajedrez y la necesaria toma de decisiones, tanto correctas como erróneas, los alumnos experimentan diferentes emociones. Saber canalizar y gestionar estas emociones permite un desarrollo psicológico saludable.

IMAGINACIÓN & CREATIVIDAD

Jugar al ajedrez favorece el desarrollo de nuestra creatividad e imaginación. Cada jugada que ejecutamos sobre el tablero debe ser analizada en nuestra mente, ya que junto con la ayuda de los conocimientos previos que hemos adquirido previamente, nuestro cerebro se activa y comienza a realizar una búsqueda dinámica, creativa e imaginativa orientada a localizar cuál es la mejor jugada.

CONCENTRACIÓN Y ATENCIÓN

Hoy en día es muy difícil que las nuevas generaciones centren la atención en una sola cosa. Por la gran cantidad de estímulos e inmediatez para conseguir los resultados.

En el ajedrez una de las habilidades más importantes que se desarrolla, es la capacidad de concentración y focalización de la atención en lo que estamos haciendo. En una partida, la concentración del jugador es una habilidad muy importante, ya que cometer un error te puede llevar a perder la partida. Dentro de una partida debemos centrar toda nuestra atención en el tablero, sin pensar en otras cosas, y sin distraerse por el exterior desarrollando también una capacidad de esfuerzo para conseguir sus metas.

AUTOCONTROL

Durante una partida no sólo debemos respetar al adversario, y seguir unas normas, si no que debemos mantener el control de nuestros impulsos, para que nuestras jugadas se realicen con la sangre fría que necesitamos. Evitando que los nervios, el tiempo, tener una partida perdida o ganada nos lleven a cometer un error.

Gracias a esta gestión de emociones, el jugador de ajedrez aprende a desarrollar una serie de habilidades de auto-control que no sólo le sirve dentro del tablero si no también fuera de él en la vida real.

Jugar al ajedrez exige al alumno una regulación emocional continua, ya que cada movimiento puede ser un éxito o fracaso por sí mismo, y este debe ser capaz de reconocer sus propios errores y ser auto-crítico con ellos.

EMPATÍA

Uno de los aspectos sociales más relevantes es la capacidad de empatizar con los demás, saber ponernos en el lugar del otro.

En una partida de ajedrez tenemos que ponernos en todo momento en el lugar de nuestro compañero de partida, para saber que piensa, cuál puede ser su siguiente jugada, cuales pueden ser sus miedos, etc.

Pero además debemos tener una auto-regulación emocional ya que durante el juego es necesario controlar las emociones (alegría, tristeza, ira, miedo o sorpresa) e inhibir su expresión en la medida de lo posible siendo ésta una norma básica de este deporte, el respeto al rival.

DISCIPLINA

Desde la Escuela Duochess sabemos que el trabajo y la disciplina son dos cualidades fundamentales en el ajedrez desde el punto de vista pedagógico, siempre con el enfoque enriquecedor como es el de “aprender jugando“. Los alumn@s aprenden sin darse cuenta lo importante de trabajar y entrenar para conseguir mejores resultados, y con ello una disciplina de trabajo y de pensamiento a la hora de llevar a cabo una partida. También trabajaremos una disciplina de comportamiento y respeto a las normas de manera natural.

VALORES POSITIVOS

Los valores que trabajamos con el ajedrez, como la disciplina, el respeto al rival, el afán de superación, el respeto a las normas, etc… son una serie de valores que nos serán útiles para desarrollarnos de la mejor forma posible.