Estas 128 posiciones explosivas están tomadas, en su mayor parte, de la alta competición actual, lo que significa que son luchas de impactante dinamismo, sea por los ataques o combinaciones que en ellas tienen lugar, o por las originales concepciones que fuerzan el desenlace.